miércoles, 23 de noviembre de 2016

CELOSA DE QUE?



Mientras los días pasan, yo no hago mas que pensar en ti,
y me pregunto constantemente que será de ti,
quien compartirá tu cama y tus sueños,
si sere yo quien ocupa una parte de tus recuerdos.
Y siento celos del aire, del viento y hasta del mismo Dios que profesas
porque el si puede verte y hablar a tu alma
mientras vives, mientras duermes,
Y las ganas de buscarte me recorren constantemente,
me carcomen el alma profundamente,
siento celos de tus padres, que pueden verte y hablarte con solo levantar el telefono,
y tambien celo a tus hijos, porque al abrir una puerta pueden abrazarte,
como yo probablemente ya no podré.

Me siento celosa, furiosa y abandonada, 
pero luego me pregunto ¿celosa de que?
De que si yo te deje?

Ratch Kendel

viernes, 12 de agosto de 2016

ESA VOZ...



Esa voz yo la conozco, es ronca y suave a la vez.
Y la recuerdo todos los días, 
cuando escucho un tono parecido miro en donde estas
y luego encuentro su procedencia y veo que no eres tu y lloro.

Esa voz aun la siento
en el alma como si fuera ayer.
Esa voz me eleva a lo alto de la pasión y la locura,
me lleva a esos tiempos en los que nos amamos...
en los que eramos solo tu y yo, 
sin nadie mas, sin tropiezos ni cansancios,
sin adiós, ni olvido.

Esa voz me susurra al oído cosas que no debería,
como que aun me amas,
que extrañas cada centímetro de mi alma,
que mueres por volver aquí o allá o a cualquier lugar siempre que este allí.

Esa voz me tortura,
me persigue,
me castiga,
me acaricia la piel.

Ratch Kendel

lunes, 20 de junio de 2016

ESCRIBO



Escribo como si mi pasado fuera mi presente, y el presente se hubiese quedado relegado al olvido.
Escribo buscando encontrarte en mis letras, en mis ensoñaciones y en mis suspiros.

Hoy te vi a lo lejos, entre nubes de recuerdos ya raídos por el polvo,
son tan viejos, y parece que se han desvanecido.
Y me han llegado estas ganas locas de escribirte aunque no me leas,
de volver por un momento al lugar en que nos conocimos,
para escucharte de nuevo, y verme reflejada en tus ojos.

Para escuchar de nuevo que soy tuya,
y sentirme así entre tus locuras y sonrisas.
Despertarme nuevamente con tu susurro en el oído, así como cuando llegabas tarde y yo ya me había dormido.

Y te escribo porque no tengo de otra, porque no se en donde hallarte,
y me invaden las ansias desesperadas de correr a buscarte,
de encontrarte en cualquier parte, de tenerte, de besarte...

Escribo para que me escuches, con la esperanza de que el azar, el destino, la casualidad o cualquier otro suceso sorpresivo te lleve a caer en mis letras, y sepas que aun a pesar de los acontecido te amo,
que nunca deje dejé de hacerlo.

Te escribo que mi corazón late con cada suspiro que se que das a lo lejos, y que este amor se hace grande como la distancia que nos ha llevado muy lejos.

Escribo y sueño mientras lucho por echar al olvido estas ganas de que nuevamente seas mio.

Ratch Kendel

miércoles, 27 de abril de 2016

AL IDIOTA AQUEL...




Al idiota aquel que te trata como a una cualquiera sin que lo merezcas,
al imbécil que se cree mucho por atreverse a levantarte mano,
al insípido ese que siente que tiene razón en todo,
a ese pobre idiota con todo mi desprecio:

Querido señor, es usted una persona con grandes cualidades y valores, de esos que nos enseñaban las abuelas: Si, escuchó bien, tiene valores y virtudes, el problema es que los tiene muy bien escondidos.

Quien le ha dicho que por ser hombre sabe más, o tan siquiera que eso le da el derecho a comportarse con la mujer que tiene al lado como un autentico animal.


Hablo con la rabia y la tristeza de saber que hiere sin contemplaciones ni miramientos, con el dolor de saber que estas palabras poco le importan, Si algo tiene es que defiende hasta la muerte su verdad, aunque con ella mate a quien lo ama y lo protege.

Me parece que es el peor de los cobardes:
De esos que se esconden debajo de las faldas de su inferioridad para sentirse muy grandes.
De esos que se creen mucho y son tan poco...

Quiero creer que todos los hombres no son como usted.
Que son mas los buenos que los patanes, insulsos y descerebrados.

Segura estoy de que existen personas buenas, que también se equivocan y cometen errores, y por lo tanto saben reconocer que los demás caen y tropiezan y no por ello los convierten en demonios.

y quiero que usted, a quien en este momento considero un ser profundamente equivocado, la vida le demuestre, que esa mujer a la que trata de ramera se le caiga la venda de los ojos,
y el destino le de la determinación para ver mas allá de usted que no es mas que una piedra de sal.
.
Y que ese día llegue, ¡y llegara!
y le dará a esa rosa a la que despectivamente usted llama fulana,
un respiro cargado de esperanza,
un amanecer radiante y luminoso,
junto a la paz de no volver a verle la cara a usted nunca mas!

Ratch Kendel

miércoles, 6 de abril de 2016

YO TAMBIÉN FUI INFIEL



Tengo que reconocer que la manera mas fácil de darnos cuenta de lo humanos que somos es con nuestros errores, y eso solo lo aprendí equivocándome. Como mujer que se respete, yo no hacia mas que criticar a los hombres mujeriegos, y les imputaba palabras malsonantes, que ensalzaban sus aptitudes de perros.

Hasta que un día... yo también fui infiel.

Y ese día todo en mi vida cambio, descubrí el placer de ocultarse y sentir subir la adrenalina por la espalda. Ese día volví a nacer,  y lo digo de esta manera porque a partir de ahí abrí los ojos a la realidad de que todos somos humanos y cualquiera se puede equivocar.

Y es que juzgar es lo mas simple, pero llegar a vivir el momento crucial y tomar la decisión acertada es complicadisimo. Se que no hay justificación alguna para ser desleal, pero dime tu que haces si por casualidad encuentras eso que buscas en tu casa y no aparece, sin estar escarbando, se da una oportunidad disfrazada de ternura, de esos besos que ya no se reciben, de esas caricias que se agotaron con el tiempo, que hacer cuando hay alguien que siente una loca sed por ti...

Sucumbí al delito, y fue allí, en medio del error, donde puede ver que al igual que tu yo también se errar el camino, se equivocarme con letras mayúsculas, se andar por donde no es, y eso no me hace ser el diablo.

Y aprendí la lección mas grande: antes de juzgarte, debí ponerme en tus zapatos, debí hablar de lo que sucedía, debí ser tu.

Yo también fui infiel... y sentí tantas cosas distintas, pero nada fue como tu.


Ratch Kendel

domingo, 14 de febrero de 2016

BESANDO EL ALMA

Al amanecer de un gran día
le precedio una corta noche
unos labios suaves
unas manos cálidas
un beso de miel.

Despertar sintiendo un cuerpo
el calor de un espíritu libre
el ardor de una mente desenfrenada.

En medio de palabras ineditas
entre suspiros incontenibles,
escuchando el suspiro de un corazón
que esta besando el alma.

Ratch Kendel

martes, 19 de enero de 2016

SERÁ QUE ALGUN DÍA ME ENCUENTRAS?


Todas las mañanas despierto pensando si hoy nos volveremos a ver. 
Han pasado ya varios años, y si dicen que el mundo es un pañuelo, y que en algún momento se vuelve a coincidir, ¿como es que tu y yo no hemos vuelto a reunirnos en ningún lado?

En ocasiones recorro esos sitios por los alguna vez juntos anduvimos, y sonrío mientras recuerdo cualquier cosa que entonces hicimos, y la gente pasa y me mira y se preguntara que tontería me ha ocurrido, y yo solo revivo lo que algún día fue y me pregunto 
¿será que algún día me encuentras?
¿Será que algún día te vuelvo a ver?
¿será que tus besos me volverán a buscar?

Y pienso que si un día te pasas por aquí, y lees estas letras difusas, y atas cabos sueltos en medio de las entradas, te darás cuenta que esto es para ti.
Porque para mi no existe mas ángel que tu,
porque solo hay un ángel de la soledad con la voz ronca y los ojos claros, al que le gusta hacer ejercicio y que alguna vez tuvo una preciosita bella entre sus brazos.

¿Será que algún día me encuentras?
Hoy seguro que no fue, espero que mañana si sea, y me encuentres aunque sea entre estas letras delirantes por ti.

Ratch Kendel

CELOSA DE QUE?

Mientras los días pasan, yo no hago mas que pensar en ti, y me pregunto constantemente que será de ti, quien compartirá tu cama ...